La estimulación oportuna busca incitar al niño de manera eficaz. Su finalidad no es alcanzar un desarrollo precoz, ni llegar a tener niños adelantados en su desarrollo natural, sino ofrecer un abanico de experiencias que permitan formar las bases para la adquisición de todos los aprendizajes posteriores. La estimulación oportuna es necesaria para todos los niños durante los primeros años de vida, ya que es en este período donde aparecen las funciones básicas que continuarán madurando más adelante.

Se han pregunta alguna vez, ¿cuál es el motivo por el cual todos los seres humanos dependemos de nuestros padres durante tanto tiempo en comparación con el resto de las especies animales? Podríamos decir que la respuesta a esta pregunta radica en nuestro cerebro y esto debido a que su maduración requiere mucho más tiempo que el del resto de los animales que logran ser independientes luego de horas de nacido. Pero un bebé, por ejemplo, tarda más de un año en lograr caminar sólo, por lo que su supervivencia depende pura y exclusivamente de la protección que le brinden sus padres. El caminar, así como otras habilidades que va adquiriendo a lo largo del desarrollo, no son habilidades innatas, sino que son el resultado de un aprendizaje.

Esta indefensión es producto de un cerebro que aún no está totalmente formado. Pero esto no es algo negativo, sino que es una gran ventaja: el bebé será capaz de adaptarse mejor al entorno, a su medio ambiente, a su familia y a todo lo que lo rodea. El individuo desde que se encuentra en el vientre de su mamá, requiere estímulos que beneficien de alguna manera su proceso de crecimiento y desarrollo, no obstante, es importante saber que ellos cuando nacen necesitan de cuidados especiales que contribuyan a una mejor calidad de vida.

El propósito de una buena estimulación es favorecer el desarrollo de las capacidades físicas, cognitivas, y socio afectivas del niño, ampliando las posibilidades de adquirir las herramientas necesarias para su desenvolvimiento; mejorando la atención en ellos e involucrando a los padres en el proceso educativo de sus hijos. Los niños basan su conducta en lo que es divertido, emocionante y gratificante. Entonces, se desarrolla mejor psicológicamente por su exploración de lo nuevo y lo desconocido que le permiten formar nuevos y más complejos patrones en situaciones reales, comienza a adquirir las bases necesarias para su adecuado desarrollo y crecimiento.

¿Qué es la Estimulación Oportuna?

La estimulación oportuna (también llamada estimulación temprana) es un conjunto de actividades técnicas, juegos y medios que tienen una base científica y que debe ser aplicada en forma constante y secuencial. Se utiliza en niños desde su nacimiento hasta los 6 años de vida. La estimulación oportuna refuerza tanto los aspectos intelectuales como los físicos, sensoriales y sociales del desarrollo.

“Es toda aquella actividad de contacto o juego con un bebé o niño que propicie, fortalezca y desarrolle, adecuada y oportunamente sus potenciales humanos”

Tiene lugar mediante la repetición útil de diferentes eventos sensoriales que aumentan, por una parte, el control emocional, proporcionando al niño una sensación de seguridad y goce; y por la otra, amplía la habilidad mental, que le facilita el aprendizaje, ya que desarrolla destrezas para estimularse a sí mismo a través del juego libre y del ejercicio de la curiosidad, la exploración y la imaginación.

La estimulación oportuna es importante porque durante los 6 primeros años de vida del niño se perfecciona la actividad de todos los órganos de los sentidos, en especial, los relacionados con la percepción auditiva y visual. Esto le permitirá reconocer y diferenciar sonidos, formas, colores y personas. Además los procesos psíquicos y las actividades que se forman en el niño durante esta etapa constituyen habilidades que son imprescindibles durante el resto de su vida.

¿Cuál es el objetivo ?

La estimulación oportuna se utiliza con el fin de poder desarrollar al máximo las capacidades cognitivas, físicas, psíquicas y sensoriales del niño. Tiene además el objetivo de poder aprovechar toda la capacidad de aprendizaje y adaptabilidad que tiene el cerebro del ser humano en beneficio pura y exclusivamente del bebé. A través de diferentes ejercicios y juegos podremos proporcionar una serie de estímulos repetitivos. De esta manera se potenciarán todas las funciones cerebrales, permitiendo el desarrollo armónico del bebé.

“El objetivo no es desarrollar niños precoces, ni adelantarlos en su desarrollo natural, sino ofrecerles una amplia gama de experiencias que sirvan como base para futuros aprendizajes”

Recordando que todo aprendizaje se basa en experiencias previas, entonces, mediante la estimulación se le proporcionarán situaciones que le inviten al aprendizaje. La idea es abrir canales sensoriales para que el niño adquiera mayor información del mundo que le rodea.

¿Cuáles son las áreas de Estimulación?

Para beneficiar el óptimo desarrollo del niño, las actividades de estimulación se orientan hacia 4 áreas:

1. Lenguaje: toda la estimulación que se realice en esta área le va a permitir al niño expresar sus ideas, sentimientos y comunicarse con su entorno. Además desarrollar sus capacidades de comprensión y la expresión tanto verbal como gestual. La capacidad comprensiva se desarrolla desde que el niño nace, es por ello que podrá comprender antes de expresar palabras. Para ello es importante hablarle en forma constante, de esta manera podrá reconocer los sonidos o palabras que escuche asociándolos y dándoles un significado para luego imitarlos.

Para estimular está área los padres podrán utilizar:

- Cuentos con láminas sencillas.

- Grabaciones de sonidos de objetos, sonidos de animales.

- Música.

- Muñecos para enseñarles las partes del cuerpo.

- Recortes de revistas para enseñarles alimentos, ropas, comidas, etc.

2. Perceptivo - Cognitiva: estimular esta área le va a permitir al niño relacionar, percibir, comprender y adaptarse a nuevas situaciones, utilizando para ello el pensamiento y la interacción directa con las personas, el mundo que lo rodea y los objetos. El bebé desde que nace, no cesa de descubrir y conocer su entorno. Despertarle los sentidos (olfato, oído, vista y tacto) para que puede percibir y relacionar estímulos entre sí, es ya un acto cognitivo y perceptivo que estimula sus capacidades intelectuales. Es necesario para ello brindarle al niño una gama muy amplia de experiencias, de esta manera vamos a tratar de desarrollar todos sus niveles de pensamiento, su capacidad de pensar, de razonar, de discernir, de atender, seguir instrucciones y reaccionar de forma rápida y eficaz a todas las situaciones que se le pueden presentar a lo largo de toda su vida. A partir del tercer mes, el bebé muestra gran interés por investigar y explorar; sus habilidades motrices le permiten manejar mejor su entorno y clasificar sus percepciones. Al final del primer año, sus posibilidades motrices le abren nuevos campos de exploración. Es capaz de observar y atender con detenimiento lo que le interesa empleando bastante tiempo en ello. Es un buen momento para enseñarle las cosas, ya que demuestra buena disposición para el aprendizaje.

Para la estimulación los padres podrán utilizar los siguientes objetos:

*Gustativa: alimentos con diferentes sabores.

*Táctil: objetos de diferentes texturas (rugoso, lisos, ásperos). Frotar el cuerpo con esponjas de diferentes texturas.

*Auditiva: sonajeros, maracas, instrumentos musicales (flautas, xilofón), cajas de música, silbatos, etc. Lectura de cuentos con diferentes entonaciones. Muñecos o juguetes que hagan ruido.

*Visual: puzzles, encastres con diferentes formas, guirnaldas, globos, pelotas de diferentes colores, móviles, papeles de colores y texturas diferentes, focos luminosos de colores brillantes, etc.

3. Socio - Emocional: está relacionada con todo lo que tiene que ver con las experiencias afectivas y sociales que le van a permitir relacionarse con los demás de acuerdo a normas comunes. Es importante para un adecuado desarrollo en esta área, la participación de los padres ya que ellos son los primeros generadores de vínculos afectivos. Es importante brindarle al niño seguridad, atención, amor y cuidado, además de servir de referentes o ejemplos para que aprenda a comportarse frente a los demás, a relacionarse, a ser personas en una sociedad determinada. Los valores que los padres le transmitan al niño, el afecto y las reglas que existen en la sociedad le van a permitir expresar sus sentimientos, ser una persona independiente y autónoma, y dominar su conducta.

Para estimular esta área los padres deberán enseñarles a sus hijos:

- A realizarse el aseo personal como lavado de manos y cara, cepillado de dientes, sentarse en el water o pelela.

- A vestirse y desvestirse, cerrar y abrir botones, subir y bajar cierres, atar y desatar cordones, etc.

- Hábitos alimenticios: utilización de la cuchara, el tenedor y el cuchillo, servirse y tomar agua, etc.

4. Motriz: Estimular está área le va a permitir al niño tomar contacto con el mundo, desplazarse y moverse. Además, comprende la coordinación entre lo que puede ver y lo que se quiere tocar, lo que lo hace capaz de tomar objetos con los dedos, dibujar, pintar, hacer moñas, atar cordones, recortar, utilizar los cubiertos, etc. Para realizar una estimulación eficaz en esta área es importante que los padres dejen que el niño manipule, toque, se lleve a la boca todo lo que pueda agarrar, permitirle que explore, claro está que todo esto se debe realizar estableciendo ciertos límites frente a los posibles riesgos de que toque objetos que sean peligrosos.

Comments (0)